Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 17 de Abril de 2024

banner
JPM

Cotizaciones

La formación de gobierno en Portugal pondrá a prueba la estabilidad política y las perspectivas económicas y fiscales

Las inconclusas elecciones en Portugal, marcadas por la aparición de un partido de extrema derecha como el tercero más importante en el parlamento, han llevado a la cabeza de Gobierno a una administración de coalición minoritaria. Esta situación, hará díficil alcanzar un consenso sobre las reformas y las políticas fiscales.

La formación de gobierno en Portugal pondrá a prueba la estabilidad política y las perspectivas económicas y fiscales

Las elecciones generales de Portugal (A-/Estable) dieron lugar a un Parlamento más fragmentado, en el que el partido más fuerte, la Alianza Democrática (AD), de centro-derecha, obtuvo 80 de los 230 escaños, justo por delante del Partido Socialista (PS), en el poder desde hace mucho tiempo (78 escaños), y del partido de extrema derecha Chega (Basta), en tercer lugar (50 escaños).

Dado que ningún partido logra una mayoría absoluta y que tanto AD como PS descartan una coalición con Chega, lo más probable en estos momentos es un gobierno en minoría liderado por AD que cuente con el apoyo ad hoc del PS para la elaboración de políticas o la repetición de las elecciones.

Esto plantea dudas sobre la capacidad del próximo gobierno para ponerse de acuerdo sobre la fiscalidad, las prioridades de gasto y las reformas económicas, todo lo cual influirá en la orientación fiscal de Portugal y en las perspectivas de la deuda pública. Un panorama político fragmentado puede poner en peligro la estabilidad del Gobierno e impedir respuestas políticas eficaces al aumento de los gastos estructurales, en particular los costes de intereses y las obligaciones de pensiones, lo que podría requerir ajustes, especialmente si los gastos de intereses superan nuestras previsiones.

La firme tendencia a la baja de la ratio deuda/PIB se mantiene a medio plazo...

Portugal ha demostrado una sólida disciplina fiscal en los últimos años, con una notable reducción de la ratio deuda/PIB y un perfil de deuda favorable, a lo que ha contribuido el superávit presupuestario del Gobierno, estimado en el 1,0% del PIB el pasado año, frente al déficit del 0,3% registrado en 2022. Prevemos un superávit presupuestario ligeramente inferior, del 0,1% del PIB, en 2024, impulsado por una cierta relajación de las restricciones presupuestarias, en parte debido a unos resultados fiscales mejores de lo esperado el año pasado.

La economía está creciendo con solidez, favorecida por el repunte del turismo y la inversión tras la pandemia, y el aumento del PIB un 6,8% en 2022 y un 2,3% en 2023. Los reducidos gastos vinculdados a los intereses, que ascienden al 1,9% del PIB en 2023, han contribuido a reducir la deuda pública de Portugal en relación con el PIB hasta un 99% en 2023, frente al 124,5% en 2021. Se prevé que la deuda pública disminuya hasta el 94,2% del PIB en 2024 y hasta alrededor del 90% en los próximos años, sobre la base de las políticas actuales.

Las favorables perspectivas fiscales hasta la fecha, reforzadas por las sustanciales reservas de efectivo que proporcionan un amortiguador frente a perturbaciones financieras inesperadas, han dado seguridad a los inversores, y la deuda pública portuguesa cotiza de forma similar a la de sus homólogos. Además, la mitad de la emisión anual de deuda pública de Portugal se ha completado en los dos primeros meses de 2024.

...pero crece la preocupación por la futura orientación fiscal de Portugal.

En los próximos años, la trayectoria de la deuda pública de Portugal en relación con el PIB se enfrentará a retos debido al aumento de los gastos estructurales.

Prevemos una tendencia a la reducción de los superávits primarios debido al aumento de los costes de las pensiones y a otras exigencias del gasto público. La presión política de los votantes es cada vez mayor a favor de una mayor intervención gubernamental, por ejemplo, en el sector de la vivienda residencial, donde los alquileres están aumentando bruscamente en medio de una oferta limitada. El presupuesto de 2024 reconoce muchas de las presiones con reducciones del impuesto sobre la renta, subidas salariales para los funcionarios, ajustes de las pensiones y un aumento del salario mínimo nacional.

A pesar de estas presiones, todavía esperamos que Portugal registre un superávit primario medio del 1,5 % entre 2024-28, inferior al 2,1 % del PIB de 2016 a 2019, pero superior a la mayoría de sus homólogos de la zona euro. Sin embargo, la flexibilidad presupuestaria de Portugal disminuirá gradualmente, con unos gastos por intereses moderadamente más altos que probablemente alcanzarán el 2,3% del PIB en 2024, debido a un aumento del coste de la deuda a la emisión hasta el 3,6% en 2024 desde el 1,7% en 2022.

Por último, el espacio fiscal de Portugal también puede disminuir dadas unas perspectivas de crecimiento económico más moderadas en comparación con los últimos años. Esperamos que la economía portuguesa, relativamente pequeña y abierta, crezca un 1,2% en 2024 y un 1,8% en 2025, limitada por la debilidad de la demanda exterior. 

La preocupación actual es que un panorama político más fragmentado podría impedir una estrategia política más eficaz para hacer frente a los crecientes gastos estructurales, en particular los mayores gastos en áreas sociales y las obligaciones relacionadas con las pensiones. Estos factores ejercen una presión a largo plazo sobre el presupuesto y pueden requerir ajustes políticos, especialmente si los tipos de interés se mantienen más altos durante más tiempo. 

Ampliar Noticia

banner