Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 24 de Julio de 2024

banner
JPM

Cotizaciones

El bueno, el feo y el malo. Tres escenarios de mercado y cómo se comportaría el crédito en cada uno

Los bonos corporativos pueden desempeñar un papel valioso en las carteras en muchas condiciones de mercado. Pero para que una cartera de crédito esté bien posicionada depende de lo que ocurra con los tipos de interés, la inflación y el crecimiento económico.

El bueno, el feo y el malo. Tres escenarios de mercado y cómo se comportaría el crédito en cada uno

Hay muchas situaciones que podrían influir en la rentabilidad de la inversión en bonos corporativos en los próximos 12 meses. Hacer una sola predicción sobre hacia dónde se dirigen los mercados de deuda corporativa es dificilísimo. La mejor manera de verlo es considerar cómo podrían comportarse los bonos corporativos en tres escenarios diferentes. A partir de ahí, podemos analizar las implicaciones para los inversores.

Tres escenarios posibles

Empecemos por el contexto económico y establezcamos tres posibles combinaciones de inflación, tipos de interés y crecimiento que, haciendo un guiño a Sergio Leone, llamaremos el Bueno, el Malo y el Feo. Sorprendentemente, el mercado valoró estos tres escenarios durante los primeros meses de 2023.

1. El Bueno: aterrizaje suave

En este escenario, el crecimiento económico se ralentiza, pero a un ritmo sostenible sin experimentar recesión ni crisis financiera, y se controla la inflación. La inflación se ha contenido sin perjudicar demasiado a la economía. No hay necesidad de nuevas subidas de los tipos de interés y las condiciones empresariales son saludables. Esta situación se dio a principios de 2023. Los mercados de inversión subieron, al reducirse las expectativas de inflación y alejarse los temores de recesión.

2. El Malo: aterrizaje forzoso

En este escenario, el “remedio podría ser peor que la enfermedad”. Se produce un aterrizaje brusco, una fuerte caída de la actividad económica. Normalmente se observa un aumento del desempleo, una caída de los precios de los activos, presión sobre los bancos, tensión en las finanzas públicas y una sensación general de inestabilidad económica. Aunque las subidas de los tipos de interés de los bancos centrales consiguen controlar la inflación, en ese proceso algo se rompe en la economía. Este escenario se produjo en marzo, con la quiebra de varios bancos, empezando por el Silicon Valley Bank estadounidense. Estas quiebras bancarias se produjeron porque el ajuste de los bancos centrales provocó un rápido aumento de los rendimientos del mercado y, finalmente, llevó a los depositantes a retirar dinero en masa para aprovechar las mejores rentabilidades en otros lugares.

3. El Feo: los tipos de interés vuelven a subir

En este escenario de “no aterrizaje”, o quizás más exactamente, de “aterrizaje fallido”, la inflación se mantiene estancada y se produce una reaceleración de las subidas de los tipos de interés. Durante gran parte de 2022, los mercados de deuda corporativa valoraron una versión extrema del escenario Feo, ante el temor de que el ajuste cuantitativo de los bancos centrales pusiera en peligro el crecimiento. En febrero de este año vimos una versión más suave de esta situación, cuando aparecieron indicios de que la inflación podría ser más alta durante más tiempo, con la posibilidad de que los bancos centrales tuvieran que endurecer su postura y posiblemente forzar una recesión.

Ampliar Noticia

banner