Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 2 de Febrero de 2023

banner
JPM

Cotizaciones

¿Hemos llegado al final de una era tecnológica?

Cada vez hay más pruebas que sugieren que la rentabilidad impulsada por la tecnología requerirá un nuevo manual de instrucciones en los próximos años. La gestión activa y una perspectiva global podrían resultar esenciales.

¿Hemos llegado al final de una era tecnológica?

Tras un sonado fracaso en los resultados del tercer trimestre, las acciones de las redes sociales estadounidenses perdieron hasta 47.000 millones de dólares en un solo día. En general, muchos observadores achacaron la caída a factores transitorios, principalmente un mercado publicitario digital deslucido.

A continuación, analizamos las principales métricas que impulsan la creación de valor para las empresas de medios sociales: crecimiento de usuarios, tiempo de permanencia, carga de anuncios y eficacia publicitaria.

¿Hemos superado el punto máximo de beneficios para las empresas de redes sociales? Los optimistas creen que la rentabilidad actual de las redes sociales es el resultado de factores principalmente cíclicos y que el argumento secular a favor del crecimiento se mantiene (aunque a niveles inferiores a los históricos). Aunque los factores cíclicos son ciertamente un reto, puede que hayamos visto el pico de beneficios de todas estas empresas y es poco probable que crezcan (mucho) en el futuro... Dicho de otro modo, este puede ser ahora un mercado maduro con características similares a las materias primas.

Para ser claros, no existe un consenso interno sobre la trayectoria futura de las acciones de las compañías de redes sociales o del sector tecnológico en general. No obstante, nuestro análisis plantea una cuestión que merece la pena que todos los inversores tengan en cuenta: ¿Nos encontramos en un punto de inflexión en la revolución digital que requerirá un cambio de mentalidad significativo sobre los ingredientes del mejor rendimiento impulsado por la tecnología en el futuro?

"Apostar por el crecimiento de las grandes tecnológicas" ha sido el lema que ha definido el régimen de inversión posterior a la crisis financiera mundial. En 2011, las cinco mayores empresas del índice S&P 500 representaban poco más del 10% de la capitalización bursátil total del índice. El año pasado, Apple, Amazon, Microsoft, Alphabet y Meta representaban más del 24%.

¿Continuará ese dominio de la rentabilidad en este nuevo régimen inflacionista? Cada vez hay más pruebas, tanto cíclicas como estructurales, de que la respuesta es probablemente no. En las redes sociales, el entretenimiento, el comercio electrónico e incluso el almacenamiento en la nube, los gigantes digitales han alcanzado posiblemente un punto de madurez que podría dar lugar a una ralentización de las tasas de crecimiento y a una correlación mucho mayor con el entorno macroeconómico (es decir, "características similares a las de las materias primas", como dice Dan).

Mientras tanto, el aumento de las tensiones entre EE.UU. y China podría mermar los beneficios de las empresas tecnológicas estadounidenses con ingresos o capacidad de fabricación ubicados en China. Por último, es probable que los modelos de negocio digitales orientados al consumidor -es decir, muchos de los mayores nativos digitales de la actualidad- obtengan peores resultados que los modelos de negocio orientados a las empresas de cara al futuro. Según las estimaciones de International Data Corporation, la "datasfera" mundial está a punto de duplicar su tamaño entre 2022 y 2026, y la datasfera empresarial crecerá más del doble de rápido que la datasfera de consumo.

Sin duda, la cautela de los inversores hacia todos los valores tecnológicos estadounidenses sigue estando justificada. Vemos indicios de que los inversores siguen siendo algo complacientes sobre el potencial de rendimiento inferior de las acciones estadounidenses, dadas las valoraciones históricamente tan altas en relación con los mercados internacionales de renta variable. Los valores tecnológicos parecen ser el epicentro de esa complacencia. En el momento de redactar este artículo, el índice tecnológico Nasdaq 100, que representa al sector tecnológico, había caído más de un 30% en 2022, frente a la caída del índice S&P 500 de aproximadamente un 20%. Sin embargo, los valores tecnológicos siguen cotizando con prima. Como señaló Eunhak Bae, analista de Global Industry en Wellington Management: "En el punto álgido del año pasado, las tecnológicas cotizaban con una prima del 50% respecto al mercado. Ahora mismo, seguimos teniendo una prima con respecto al mercado".

En nuestro diagnóstico de inversión, sin embargo, también percibimos una creciente convicción de que algunas empresas tecnológicas, tanto privadas como públicas, podrían ofrecer pronto puntos de entrada atractivos. Maximizar estas oportunidades requerirá probablemente un enfoque activo y una perspectiva global, aprovechando una profunda investigación fundamental para identificar motores de crecimiento, resistencia a la recesión y el momento oportuno para actuar según las propias convicciones.

A lo largo de 2022, la extrema incertidumbre macroeconómica ha provocado a veces ventas indiscriminadas en los mercados por sectores, factores y países. Estas ventas han descuidado la dinámica idiosincrásica de cada empresa, que determinará la rentabilidad a largo plazo. En nuestra opinión, en lo que respecta a la tecnología, no es demasiado pronto para formular un manual de instrucciones que permita capitalizar cuando surjan inevitablemente desconexiones de precios aprovechables.

En una reunión del equipo de tecnología, Jeff Wantman, analista global del sector, presentó sus principales conclusiones tras asistir a una conferencia centrada en empresas de software del mercado privado. Una proyección de Gartner sugiere que en 2023 el gasto mundial en tecnologías de la información (TI) crecerá un 5,1%, alcanzando los 4,6 billones de dólares. Así, Jeff Wantman, analista global del sector, opina que esa resistencia ya es evidente en las perspectivas comunicadas por las empresas de software. En este sentido, desde una perspectiva de alto nivel, las cotas generales de demanda son mixtas - nadie estaba hablando de colapsos de ninguna manera. Varias empresas están experimentando retrasos, procesos de aprobación de acuerdos más largos y un mayor número de aprobaciones necesarias para llevarlos a cabo. Dicho esto, otras tantas empresas no están viendo cambios significativos en sus trayectorias de crecimiento. De forma casi unánime, todos afirmaron que la cartera de proyectos estaba saneada... Las TI son lo último y lo más difícil de recortar cuando se está en un entorno de mano de obra limitada. Todos señalaron que las empresas siguen invirtiendo dinero y tecnología en este sector. Cuando hemos hablado con socios u otras personas de la comunidad, ese suele ser el mensaje: Somos conscientes de que es probable que se produzca una recesión, somos conscientes de que es probable que se reduzcan los presupuestos, pero esta es una partida que en la mayoría de los casos -especialmente para las grandes empresas- no se puede recortar demasiado.

Pero la selección de valores y el momento oportuno resultarán primordiales. Como resumió Eunhak más tarde en el debate del equipo tecnológico: "Tengo una visión prudente a largo plazo sobre el sector tecnológico en general. Acabamos de tener un periodo muy prolongado de dinero fácil que ha sobrecapitalizado el sector. Hay compañías únicas en las que se puede comprar barato en función de la propia convicción y no sólo de lo que digan las cifras el año que viene, sino en 2024 y 2025".

Angel Pan, investigadora asociada en Wellington Management, se hizo eco de esta opinión en una nota en la que resumía su visión actualizada sobre los valores de automatización. Pocos sectores tecnológicos tienen vientos de cola tan claros y potentes como la automatización industrial. Según los cálculos de McKinsey, aproximadamente 480.000 millones de los 750.000 millones de horas de trabajo dedicadas a actividades relacionadas con la fabricación en todo el mundo son automatizables con las tecnologías existentes.

 

El envejecimiento demográfico, la descarbonización y la desglobalización son megatendencias que deberían incentivar a las empresas a acelerar los esfuerzos de automatización para conseguir eficiencias que ahorren mano de obra y emisiones. Sin embargo, entre la ralentización del crecimiento mundial y las elevadas valoraciones, ahora parece demasiado pronto para actuar. Citamos a Angel:

Desde los máximos del ciclo, la mayoría de los valores [de automatización] han caído entre un 30% y un 40%. Sin embargo, las caídas de pedidos y los recortes de beneficios no han hecho más que empezar. No creo que sea el momento de aumentar la exposición al sector en general... La magnitud de la corrección que hemos observado en el sector hasta ahora se está acercando a lo que ocurrió en los ciclos bajistas de 2015 y 2018 (gráfico 1) y, si utilizamos estos datos como referencia, deberíamos esperar una caída adicional del sector de entre el 15% y el 20% a medida que se prevean nuevos recortes de beneficios...". Si nos fijamos en la valoración -ya sea desde una perspectiva absoluta o relativa-, en promedio, también nos encontramos todavía en el extremo superior del rango de 20 años... Aunque todavía no nos volvemos positivos en el sector en general, creemos que es hora de empezar a afinar y ajustar, ya que las acciones repuntarán antes del último recorte de pedidos (y mucho antes del último recorte de beneficios), y este es un sector en el que creo que los gestores de carteras deberían buscar una exposición a largo plazo debido a sus atractivos vientos de cola estructurales.

A principios de año, citamos a los analistas Gregg Thomas y Noah Comen en su artículo titulado "Cuidado con la concentración de índices de referencia". Su análisis merece repetirse hoy: Los gestores activos tienden a no invertir en los valores más grandes del índice de referencia para obtener capital para ideas de alta convicción.

Para que esto funcione, esos nombres de alta convicción deben superar a las posiciones con mayor peso del índice de referencia, creando un obstáculo de alfa (rentabilidad). En la última década, ese obstáculo de alfa ha aumentado drásticamente. Para ilustrar este punto, la Figura 2 muestra el impacto anual de no poseer los valores GAFAM (Google, Amazon, Facebook, Alphabet, Microsoft) para un gestor referenciado al índice S&P 500 durante los últimos 20 años. En particular, la última vez que la infraponderación "ayudó" a los gestores activos fue en 2008.

Creemos cada vez más que la estrategia pasiva de las grandes tecnológicas puede ser ahora una reliquia. Se trata de un cambio sísmico, al que sin duda muchos se resistirán debido a los prejuicios acumulados durante más de una década. Como ha dicho Mark Mandel, gestor de carteras de renta variable: "¿Han evolucionado lo suficiente las carteras y asignaciones con respecto a lo que funcionó en la última década? Hablando con los clientes, la respuesta es un 'no' rotundo; muchos son reacios a renunciar a lo que antes funcionaba de forma tan inequívoca".

Esperamos que la digitalización progrese, e incluso se acelere, en toda la economía mundial, independientemente del entorno macroeconómico. El nuevo manual de instrucciones de la rentabilidad basada en la tecnología se apoyará probablemente en una gestión activa y en una profunda investigación para aislar a las empresas globales con la necesaria disciplina de capital, calidad de gestión y vientos de cola de megatendencias para sostener el crecimiento a pesar de la elevada volatilidad cíclica.

A medida que los inversores prudentes se van dando cuenta de esto, la diversificación estratégica puede resultar esencial en su búsqueda de alfa impulsada por la tecnología. Esta diversificación podría adoptar muchas formas -regional, mercado privado o público, entre factores, entre crecimiento y valor- y probablemente será fundamental para navegar con éxito por los nuevos ecosistemas tecnológicos de todo el mundo.

Ampliar Noticia

banner