Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 17 de Abril de 2024

banner
JPM

Cotizaciones

El grado de inversión parte de una buena posición

El año pasado los inversores obtuvieron resultados positivos de los bonos corporativos con grado de inversión. Este buen comportamiento se logró a pesar de que esta clase de activos se enfrentó durante gran parte del año a los efectos negativos del aumento de los rendimientos de la deuda pública. Esto se debió a que los bancos centrales siguieron subiendo los tipos y retirando liquidez/estímulo a través del endurecimiento cuantitativo.

El grado de inversión parte de una buena posición

Dado que la inflación permaneció elevada, la tendencia durante gran parte del año fue que los tipos de interés siguiesen altos durante más tiempo. Este discurso cambió en el último trimestre, especialmente en EE.UU., ya que las expectativas de que la Reserva Federal (Fed) bajara los tipos en 2024 impulsaron la mayor subida de los bonos del Tesoro estadounidense a 10 años desde la crisis financiera mundial de 2008. La mayor parte del estrechamiento de los diferenciales para los bonos con grado de inversión a 2023 se produjo durante este periodo.

Como resultado del repunte, los diferenciales de crédito mundiales están actualmente ligeramente por debajo de sus medias históricas. Sin embargo, hay cierta variación regional, ya que en Europa y Asia las valoraciones son potencialmente más atractivas. Además, uno de los efectos de la subida de tipos y de la retirada de liquidez/estímulo por parte de los bancos centrales ha sido el aumento de la dispersión entre emisiones individuales y sectores. Para los gestores activos con amplias capacidades de análisis, esto ofrece oportunidades de inversión potencialmente atractivas.

Uno de los sectores más rezagados durante el pasado año ha sido el bancario, que, a pesar de presentar unos fundamentales sólidos, sigue ofreciendo una prima de diferencial con respecto al mercado de grado de inversión en general. Esta prima refleja la incertidumbre resultante de la minicrisis bancaria de la primavera de 2023, así como los elevados niveles de emisión dentro del sector. Esta dinámica de los diferenciales es inusual. Normalmente, los spreads de crédito para el sector están en línea con el mercado en general, y los de los grandes bancos estadounidenses suelen estar un poco más ajustados.

A comienzos de 2024, el crédito con grado de inversión sigue siendo atractivo. Los fundamentales siguen mostrando que las empresas con calificación de grado de inversión gozan de buena salud, con una cobertura de intereses todavía elevada y un riesgo de refinanciación bajo. A pesar del fuerte repunte registrado en el cuarto trimestre de 2023, los rendimientos siguen siendo elevados en comparación con los niveles de gran parte de la década pasada, y aunque se han estrechado, la dispersión tanto a nivel de sector como de emisor sigue ofreciendo oportunidades idiosincrásicas a los inversores activos. Sin embargo, la ventana de oportunidades puede ser limitada, ya que los niveles de renta disponibles están a punto de caer a medida que las expectativas del mercado en torno a una relajación de la política cobran impulso.

Evite quedarse atrapado en el efectivo

Es probable que esta reducción de los ingresos se experimente con mayor rapidez en el efectivo y en los instrumentos similares. El análisis de anteriores ciclos de tipos muestra que los rendimientos de estos instrumentos tienden a decaer muy rápidamente tras la última subida de los tipos de interés. Esto se debe a que los bancos centrales suelen intervenir con bajadas de tipos para amortiguar cualquier desaceleración de la economía que pueda derivarse del endurecimiento de las políticas. En consecuencia, los inversores en instrumentos similares al efectivo han visto disminuir rápidamente los rendimientos en esta fase del ciclo.

En el caso de los inversores en renta fija, las características intrínsecas del activo -especialmente los bonos con cupón fijo y vencimiento a más largo plazo- implican que el actual nivel relativamente alto de ingresos puede mantenerse durante más tiempo. Además, a medida que caen los rendimientos, los bonos también pueden beneficiarse de ganancias de precio debido a su sensibilidad a las variaciones de los tipos de interés. Ambos factores podrían ayudar a compensar la volatilidad de los precios.

Al ofrecer una combinación de duración e ingresos de alta calidad, los bonos corporativos con grado de inversión pueden estar bien posicionados para aprovechar esta oportunidad.

Ampliar Noticia

banner