Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Lunes, 26 de Febrero de 2024

banner
JPM

Cotizaciones

Bancos centrales

La Reserva Federal mantendrá los tipos de interés en niveles elevados durante más tiempo del previsto y En Europa continuarán las presiones inflacionistas

Bancos centrales

1.La Reserva Federal mantendrá los tipos de interés en niveles elevados durante más tiempo del previsto

La dinámica actual de la inflación va a obligar a la Reserva Federal de Estados Unidos a continuar subiendo los tipos de interés si la entidad está realmente dispuesta a no repetir los errores cometidos durante las décadas de 1960 y 1970. Pero el mercado aún no cree que estas subidas vayan a situar los tipos de interés por encima del 5%, a pesar de lo que el banco central señaló en la reunión celebrada en diciembre. Además, la opinión de consenso sobre el producto interior bruto de Estados Unidos (PIB), aunque se ha moderado recientemente, sigue hablando de un «aterrizaje suave» en 2023. En mi opinión, lo más probable es que la economía estadounidense entre en una recesión de carácter leve, con una contracción de aproximadamente el 2%.

Aunque es probable que el índice general de precios al consumo (IPC) haya alcanzado ya su nivel máximo, no parece que vaya a caer al 2% a corto plazo. Las presiones sobre los precios se han trasladado del sector de los bienes al de los servicios, en el que la inflación tiende a mostrarse más rígida. Es decir, que estos precios aún van a tardar en bajar.

Además, el mercado laboral continúa mostrando un sólido crecimiento del empleo y los salarios. Me da la impresión de que los salarios podrían mantenerse en niveles elevados incluso durante una recesión. La población activa estadounidense está envejeciendo y el descenso de la tasa de actividad que se produjo durante la pandemia muestra pocos indicios de recuperación.

Según el mercado, la Reserva Federal no subirá los tipos de interés por encima del 5% 

(ver gráfico Tipos de interés de los fondos federales y tipos de interés de los futuros (%))

Todas estas presiones podrían llevar a la Reserva Federal a subir los tipos de interés por encima del 5%. Además, no creo que la entidad se plantee interrumpir las subidas de tipos ni bajarlos al 3% o al 2% salvo que la recesión se agrave o los mercados financieros muestren indicios de ruptura. La Reserva Federal podría poner fin a las subidas de tipos por debajo del 5% en respuesta a la debilidad económica. Sin embargo, creo que la interrupción de dichas subidas antes de lo previsto haría que los tipos se mantuvieran en niveles elevados durante más tiempo.

Por otro lado, también creo que la recuperación de la economía podría ser más intensa que la que se produjo tras las dos recesiones anteriores. Estados Unidos podría estar iniciando un importante ciclo de gasto de capital, como consecuencia de la relocalización de la actividad manufacturera y el reajuste de las cadenas de suministro en los próximos diez años. La seguridad energética y el aumento del gasto en defensa también exigirán un mayor volumen de inversión en los próximos años.

Gracias a la escasez de mano de obra, los consumidores podrían encontrarse en mejor situación de lo habitual tras una recesión, por lo que el consumo podría repuntar con más rapidez que en ocasiones anteriores.


2.En Europa continuarán las presiones inflacionistas

Según las previsiones de consenso de Bloomberg, los economistas europeos esperan que la inflación de los precios al consumo se ralentice desde el reciente 10% interanual al 3% a finales de 2023 y al 2% en 2024. Sin embargo, no creo que la inflación vaya a volver tan rápido al objetivo, por tres razones.

En primer lugar, creo que los precios de la energía van a continuar sufriendo una persistente presión alcista, ya que Europa tiene la intención de ir abandonando el petróleo y el gas rusos en los próximos años. Es probable que esta medida acabe produciendo una importante crisis de oferta, lo que incrementaría los costes en toda la economía durante un periodo de tiempo prolongado y podría empeorar la relación entre la inflación y el crecimiento económico.

En segundo lugar, creo que las autoridades europeas podrían tolerar un aumento de la inflación mientras la economía se va ajustando al fuerte descenso de la renta real. La alternativa que tendrían los gobiernos y los bancos centrales sería la de llevar a las respectivas economías a una recesión aún más profunda de la que esperamos el año que viene. Ante las presiones sociopolíticas que podría provocar esta situación, lo más probable es que los gobiernos europeos opten por flexibilizar su política fiscal para respaldar sus economías, a lo que tendrán que ajustarse los bancos centrales, aceptando una mayor inflación siempre que la dinámica de la inflación no se vuelva inestable, como ocurrió en la década de 1970.

En tercer lugar, creo que los trabajadores y las compañías están más dispuestos a aceptar subidas de precios y salarios, lo que mantendrá las presiones inflacionistas. Los sindicatos presionan para que los salarios aumenten en línea con la inflación en un entorno de escasez persistente de mano de obra. Las empresas parecen dispuestas a ceder algo de terreno en materia salarial, pero tratan de subir los precios para hacer frente a los aumentos salariales y otros costes. Estamos ante un profundo cambio de comportamiento.

La inflación debería alcanzar su nivel máximo a lo largo de los próximos tres a seis meses en las principales economías europeas, pero creo que las tasas de inflación en 2023 y 2024 irán cayendo de forma gradual. El Banco Central Europeo y el Banco de Inglaterra continuarán endureciendo su política monetaria a corto plazo, pero tendrán que enfrentarse a la cada vez más difícil tarea de equilibrar una inflación superior al objetivo fijado con una mayor debilidad económica.

Ampliar Noticia

banner