Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 2 de Febrero de 2023

banner
JPM

Cotizaciones

Para momentos difíciles, estrategias disruptivas

No nos esperan meses fáciles, sino todo lo contrario. Con los datos en la mano, este es el peor año desde 1949. Tanto las acciones como los bonos han sufrido caídas a la vez, por lo que también ha sido el peor año para quienes confiaron en el modelo de asignación de activos equilibrado tradicional (40%-60%), con pérdidas medias de alrededor del 20-22%.

Para momentos difíciles, estrategias disruptivas

Una alternativa para hacer frente a este escenario es la asignación en función de los objetivos de rentabilidad y riesgo de la cartera, no por clase de activos. Además, al gestionar sin índices de referencia, y, por ende, sin sus limitaciones de asignación, se pueden seleccionar oportunidades individuales a nivel mundial, en diferentes sectores y clases de activos, incluidos los alternativos o no convencionales.

Este estilo de gestión fue diseñado precisamente para hacer frente a una nueva era en los mercados, que esperábamos que se manifestara con el fin de las políticas monetarias expansivas y la fase deflacionaria. Por supuesto, no podíamos prever dos cisnes negros como una pandemia y una guerra en Europa, pero incluso en un entorno más complejo de lo esperado, el enfoque está demostrando su eficacia, que el mercado podrá evaluar a lo largo de los tres años de histórico.

Tal vez hay quienes optan por tener más agilidad en el lanzamiento de nuevos productos, pero al querer centrarnos en instrumentos que no se basan en un índice de referencia, sino que se fundamentan en objetivos, las evaluaciones que acompañan al lanzamiento de un instrumento son diferentes y te obligan a analizar cuidadosamente el momento del debut de un fondo. Por ejemplo, lanzar un producto de renta fija hace dos años no habría tenido sentido. Hoy en día, las condiciones para presentar en el mercado un instrumento de renta fija con características orientadas a objetivos son más favorables. 

Objetivamente hablando, se están creando oportunidades interesantes, y estar presente con un fondo que no razona según la lógica tradicional del índice de referencia será ventajoso. 

Los treinta años de vientos favorables de los que se beneficiaron los mercados han terminado. El entorno económico actual es más complejo y se caracterizará por la "escasez" en muchos aspectos. Y, por lo tanto, también las "oportunidades". Por ello, la gestión activa resulta crucial. 

Encontrar oportunidades cuando todo parece ir en la misma y difícil dirección es el gran reto que debe asumir un gestor y, en mi opinión, en este contexto ser una boutique permite una mayor flexibilidad y rapidez de reacción. 

Ciertamente, la pandemia ha generado un aumento de la liquidez, pero la "huida" hacia activos gestionados por profesionales debemos leerla como una reacción a las dificultades de esta fase, que ha visto una tendencia negativa del mercado. Por ahora, como gestores, tenemos que responder contra el aumento de la inflación y pronto contra la recesión. Será el momento de ofrecer una gestión activa todavía más eficaz.

banner