Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Sábado, 13 de Agosto de 2022

banner
JPM

Cotizaciones

"Calienta pero no quema..."

Las altas temperaturas nos tienen realmente agobiados al igual que la realidad económica.

Sin duda, encaramos un verano con temperaturas extremas en lo meteorológico, atravesando una ola de calor que nos deja, literalmente, con la lengua fuera.

Así estamos en lo económico, avistando una recesión más que probable en el futuro cercano. Las tasas de inflación siguen marcando máximos, incluso en EEUU, donde hemos visto un 9,1% como dato de IPC esta semana. Eso ha activado las alarmas por una posible subida de tipos más agresiva de lo esperado, algo que puede ocurrir.

Además, las previsiones económicas de la Comisión Europea no han hecho sino confirmar lo que otros analistas llevan avanzando: menos crecimiento e inflación más elevada. ¡Vaya novedad! Eso lo teníamos bastante claro todos en este punto, ¿no?

Estamos observando que las economías mundiales sufren los efectos de la inflación, problemas en las cadenas de suministros, alza de tipos de interés, el coste de las materias primas, etc… pero que lo hacen a ritmos diferentes. Estados Unidos está en pleno empleo y con una economía fuerte; China vive una realidad bien distinta una vez que ha abandonado los cierres debidos a su política Covid-cero, y ahora se enfoca en su modelo de crecimiento particular. Y Europa, la gran damnificada, sufrirá más que el resto por su cercanía a la guerra, la dependencia de ciertos sectores y el riesgo energético.

Además de lo anterior y por si esto fuera poco, los bancos y eléctricas en España están “calentitos”, por la decisión reciente del Gobierno. Y es que, aunque se piense en “justicia de Robin Hood” de las medidas para castigar a esos sectores, lo convierte en medidas populistas que pueden acabar afectando al ciudadano de a pie, mermando su poder adquisitivo, penalizando la inversión y el empleo a la postre.

Como ven, la semana comparte altas temperaturas en las inversiones. Y es que llegamos a mitad de julio después de haber sufrido en los mercados seis meses realmente duros, con correcciones generalizadas en la mayoría de los activos, lo que significa que las carteras no se han librado de las caídas.

En los mercados, como en lo meteorológico, no parece que haya pasado lo peor, pero podemos estar cerca. Hay variables que están moderándose o mejorando (caídas de los fletes o precios de materias primas desde los máximos) y eso nos puede hacer ver la realidad con otros ojos. Solo hay que esperar las expectativas de las empresas en cuanto a sus beneficios futuros cercanos y sabremos si hay posibilidades de recuperarnos antes o después.

Tendremos que estar atentos, para salir cuando refresque y aprovechar la oportunidad. Cuando llegue, no tengan prisa. Tomen el abanico y a disfrutar del merecido descanso, los que puedan.

banner