Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Sábado, 13 de Agosto de 2022

banner
JPM

Cotizaciones

Los inversores se enfrentan a un reto al final del semestre

La preocupación por la recesión hizo bajar las yields de la deuda pública y la renta variable. Las limitaciones del lado de la oferta, sobre todo en energía y semiconductores, hicieron que se centrara la atención en los componentes de la demanda. Las yields del Tesoro estadounidense a 10 años volvieron a caer por debajo del 3% por primera vez desde principios de junio. Esto se debió a la reducción del gasto de los consumidores, aunque los servicios compensaron parcialmente el descenso.

Los inversores se enfrentan a un reto al final del semestre

Sin embargo, los ingresos de los hogares aumentaron un 0,5% intermensual en un mercado laboral que sigue siendo sólido. Las solicitudes de préstamos inmobiliarios aumentaron por tercera semana consecutiva, llevándolas a niveles de 2019. Las hipotecas a 30 años al 6% siguen sin desanimar a los compradores de viviendas. El índice de precios inmobiliarios Case Shiller subió más de un +20% en 12 meses en abril.

Las yields de la deuda pública europea también retrocedieron aunque los inversores piensen que los bancos centrales se verán obligados a actuar contra la inflación, sobre todo porque las economías se mantienen bien. Con una liquidez algo menor, las tensiones persistieron en el mercado de deuda corporativa. Los emisores muy apalancados, los calificados como CCC y las empresas inmobiliarias que requieren una financiación recurrente, fueron los más afectados. Por lo tanto, los bancos centrales siguen siendo fundamentales en un entorno en el que los nervios de los inversores están siendo puestos a prueba.

Dadas las circunstancias, seguimos siendo prudentes con la renta variable. Las valoraciones son menos exigentes -el S&P500 ha vuelto a su nivel de 10 años-, por lo que los repuntes técnicos siguen siendo una posibilidad. Los inversores también están infraexpuestos, la Fed ha conseguido recuperar cierta credibilidad y los riesgos externos son, en general, menos intensos. También seguimos siendo cautelosos en cuanto a la duración.

 

MERCADOS EUROPEOS

La preocupación por el suministro energético arrastró a Europa a la baja durante el periodo. El riesgo de escasez sigue aumentando debido a las escasas exportaciones de gas ruso. Y los suministros de GNL de EE.UU. se han visto afectados por problemas técnicos y la competencia asiática. Mientras tanto, la producción hidroeléctrica pasa por dificultades debido a las sequías y la mayor parte de la red de centrales nucleares de Francia sigue sin funcionar debido a un complicado problema de corrosión. Además, el índice de confianza de los consumidores del Gkf de Alemania correspondiente al mes de junio alcanzó un mínimo histórico. En Francia, el Insee informó de que la confianza del consumidor había caído a niveles no vistos desde 2013 debido a la inflación.

Tras una inflación alemana inferior a la prevista y una española superior a la esperada, la presidenta del BCE, Christine Lagarde, dijo que las expectativas de inflación seguían siendo el principal objetivo del BCE. Los funcionarios del BCE más agresivos o ‘hawkish’, como Martins Kazaks (Lituania) y Pierre Wunsch (Bélgica), son partidarios de una subida de tipos de 50 puntos básicos en julio.

En cuanto a las noticias empresariales, las dificultades del grupo energético alemán Uniper empezaron a manifestarse. Tras la decisión de Gazprom de recortar en un 60% sus entregas acordadas, Uniper tuvo que comprar en el mercado al contado, pero sin la capacidad de repercutir los sustanciales costes adicionales a los usuarios finales. En el sector del turismo, las empresas se esfuerzan por satisfacer la fuerte demanda debido a la escasez de mano de obra y las huelgas. La aerolínea escandinava SAS (+5,9%) advirtió sobre posibles interrupciones si sus pilotos se declaraban en huelga. H&M (ropa) anunció nuevas subidas de precios al presentar sus resultados trimestrales. La empresa consiguió aumentar los márgenes a pesar de la creciente inflación. Volkswagen se mostró optimista ante la escasez de semiconductores, que empezará a remitir a partir de este segundo semestre, pero Mercedes aún espera que persistan las dificultades.

MERCADO EE.UU.

Wall Street tuvo una semana difícil, ya que aumentó la preocupación por una grave recesión. Al mismo tiempo, el deflactor de precios de mayo, el indicador de inflación preferido por la Reserva Federal, se mantuvo en un elevado 6,3% interanual.

En el segundo trimestre, el S&P perdió un -16,5% y el Nasdaq un -22,4%, su mayor caída trimestral desde 2008. En lo que va de año, el S&P500 ha perdido un -20,5%, su peor resultado desde 1970. El Nasdaq (-29,5%) registró su peor caída semestral desde su creación en 1985. Netflix (-71%), Meta (-52%), Tesla (-36%) y Amazon (-36%) fueron algunos de los mayores perdedores. Por el contrario, el sector petrolero tuvo una rentabilidad superior: ExxonMobil subió un +40% y Chevron un +23%. Occidental Petroleum se disparó un +103% después de que Warren Buffet aumentara su participación.

John Williams (Reserva Federal de Nueva York) y Mary Daly (Reserva Federal de San Francisco) afirmaron que vencer la inflación es una prioridad absoluta, pero añadieron que es posible lograr un aterrizaje suave.  

En cuanto a las noticias empresariales, algunos sectores se vieron perjudicados después de que las empresas publicaran unas directrices prudentes para el resto del año. Los resultados trimestrales de Nike superaron las expectativas, pero las acciones cayeron un -3,5%. Los mercados se sintieron decepcionados por la caída del margen bruto y las perspectivas en China, donde las ventas se desplomaron un 20% en el trimestre. El gigante de los semiconductores, Micron, se desplomó más de un -8%, tras la fuerte reducción de sus previsiones para el tercer trimestre debido a la débil demanda de teléfonos y ordenadores.

Sin embargo, los bancos y las empresas de ocio consiguieron publicar algunas buenas noticias. Tras los convincentes resultados de la prueba de resistencia bancaria de la Reserva Federal, Morgan Stanley (+2,5%) y Goldman Sachs (+1,7%) dijeron que aumentarían el pago de dividendos. La cadena de cines AMC se disparó un +13% después de que la película biográfica de Elvis superara las expectativas del fin de semana. La película se situó al mismo nivel que Top Gun, que ya ha recaudado más de 1.000 millones de dólares en todo el mundo.

banner