Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 6 de Julio de 2022

banner
JPM

Cotizaciones

En periodos de aumento de la volatilidad, lo aburrido es bello

En los últimos diez años, las compañías tecnológicas y digitales de rápido crecimiento han provocado un gran entusiasmo entre los inversores, por no mencionar su importante participación en la rentabilidad del mercado.

En periodos de aumento de la volatilidad, lo aburrido es bello

En los últimos diez años, las compañías tecnológicas y digitales de rápido crecimiento han provocado un gran entusiasmo entre los inversores, por no mencionar su importante participación en la rentabilidad del mercado.

Sin embargo, desde principios de 2022, muchas de estas empresas están cayendo con fuerza. En un entorno de ralentización del crecimiento económico, aumento de la inflación y temor ante una próxima subida de tipos de interés, es posible que los inversores estén reconsiderando la inversión en las compañías de software y plataformas digitales, dado el elevado nivel de sus valoraciones actuales.

«Estamos ante uno de los entornos de inversión más complejos de los últimos años», señala el gestor de renta variable Jonathan Knowles. «La persistencia de la inflación y los cambios en el panorama geopolítico continúan planteando muchos interrogantes, lo que me lleva a invertir en una cartera que resulte adecuada para diversos entornos de mercado, con potencial para hacer frente a una gran variedad de posibles riesgos».

Esa es la razón por la que, para Knowles, «lo aburrido es bello». «Trato de invertir en compañías aburridas y fiables que tengan potencial para generar flujos de caja sólidos y continuar creciendo independientemente de la dirección del ciclo económico y el entorno macroeconómico».

A continuación, ofrecemos algunos temas de inversión que podrían resultar interesantes para un inversor prudente.

El sector ferroviario norteamericano aprovecha el auge de las materias primas

La evolución a largo plazo hacia un futuro digital, el avance de los vehículos eléctricos y la transición hacia las energías limpias continuarán ofreciendo oportunidades a las compañías que apuesten por la innovación en estas áreas. Pero estas tendencias también favorecen a sectores tradicionales como la minería y el transporte ferroviario.

El níquel, por ejemplo, es un componente esencial de las baterías de vehículos eléctricos, y el cobre es necesario para poder actualizar la red eléctrica. Y aunque el software se está convirtiendo en un elemento fundamental en la producción de automóviles, el acero sigue siendo un componente necesario. De hecho, el precio de algunas materias primas se ha disparado en los últimos meses, una tendencia que se ha visto acentuada por la guerra entre Rusia y Ucrania, importantes productores de níquel, cobre y cereales.

«Los inversores han infravalorado la cantidad de cobre que se necesita para reformar y modernizar la red eléctrica ante el aumento de la demanda», señala el gestor de renta variable Andrew Suzman. «Esta tendencia podría favorecer a algunas compañías como la canadiense First Quantum Minerals, especializada en cobre, y la brasileña Vale, productora de mineral de hierro».

El aumento de la demanda de materias primas y energía podría impulsar también la demanda de transporte ferroviario en Norteamérica, que representa la forma más rentable de transportar materiales pesados. Las compañías del sector tienen también capacidad de fijación de precios, algo importante en un entorno inflacionista como el actual. Suelen basar sus precios en el coste de las materias primas que transportan, por lo que los ingresos aumentan con los precios de las materias primas.

La subida de los precios del combustible también ha resultado favorable, ya que la diferencia entre el coste del transporte por carretera y por la red ferroviaria es la mayor de los últimos años. «Una compañía como Canadian Pacific, que opera la única red ferroviaria que une a Canadá con México y Estados Unidos, podría obtener buenos resultados en una gran variedad de circunstancias económicas», añade Suzman.

 

 



Ampliar Noticia

banner