Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 19 de Enero de 2022

banner
JPM

Cotizaciones

Cuatro tendencias a vigilar que apoyan los argumentos a favor de los bonos corporativos de los mercados desarrollados

Brindamos por el final de 2021 en medio de un nuevo caos en el sector de los viajes, estimulado por el aumento de las restricciones debido al Covid, el temor a que continúe la escasez y las nuevas temáticas digitales que, por otro lado, deberían mantener las perspectivas de inflación a largo plazo bajo control y, con suerte, en una nueva trayectoria descendente.

Cuatro tendencias a vigilar que apoyan los argumentos a favor de los bonos corporativos de los mercados desarrollados

Creemos firmemente que la inflación merece un lugar más bajo en la tabla de temores para 2022, especialmente cuando pensamos en los códigos QR o las viviendas impresas en 3D, que deberían volver a ser altamente desinflacionarias para muchas ocupaciones manuales y de baja cualificación.

Mientras que el año 2020 demostró ser una gran prueba de estrés para todos nosotros, el año 2021 ha encontrado nuevas formas de convertirse también en algo disruptivo. Actualmente estamos analizando cuatro tendencias que son importantes para nosotros como inversores y, especialmente, porque se relacionan con nuestras tres “D” (desapalancamiento, demografía, digitalización).

1.     La política monetaria y los cuellos de botella en la cadena de suministro: El mundo volvió a sufrir escasez en 2021 debido a los paquetes fiscales que se proporcionaron y la cantidad de pedidos que hacía la gente desde fuera de Asia. Sin embargo, la buena noticia es que el apoyo fiscal ha terminado y los pedidos de exportación fuera de Asia han seguido disminuyendo. Recordemos que el "gran pánico del papel higiénico de 2020" revirtió, y la escasez de productos experimentada en 2021, que empujó la inflación al alza, también es probable que revierta debido a su naturaleza temporal y a medida que se resuelvan los pedidos de exportación y los cuellos de botella.

2.     Covid -19: Hasta ahora, Ómicron sólo está provocando restricciones temporales, pero no confinamientos importantes. Además, los países que están estableciendo récords de infecciones no están informando de aumentos precipitados en las hospitalizaciones ni en las muertes. Esto sugiere que el bloqueo de las cadenas de suministro será menos severo y, por tanto, el impacto inflacionista será menor en 2022.

3.     Datos sobre el empleo en EE.UU: Según el análisis de la oficina del censo de EE.UU. publicado en 2021, cierta escasez podría perdurar y es que la mayoría de los condados de EE.UU. están perdiendo adultos en edad de trabajar, ya que la población de EE.UU. está envejeciendo, y su tasa de crecimiento se está estancando. Si esto persiste, las economías locales se verán afectadas, y las bases fiscales de los gobiernos también sufrirán, limitando a su vez la flexibilidad para invertir en el futuro. Se trata de un viento en contra a largo plazo para la economía estadounidense, ya que conocemos el fenómeno demográfico del envejecimiento.

4.     Un mundo digital: La digitalización avanza con las empresas cada vez más automatizadas. 2021 fue el año de los códigos QR. Aparecieron por todas partes en nuestra vida cotidiana, desde el pago de facturas, el pedido de comida en restaurantes y, por supuesto, la comprobación de nuestro estado de vacunación contra el Covid. 2021 fue también el año en que aparecieron las casas de impresión en 3D, para las que se desarrollaron aplicaciones. Las casas impresas en 3D tendrán ventajas para los consumidores, pero no para las ocupaciones manuales o rutinarias de baja cualificación. Se construirán mucho más rápido que las casas tradicionales y serán mucho más baratas.

En conjunto, las cosas deberían seguir avanzando rápidamente en 2022 y estas tendencias son algunas de las razones por las que creemos que la inflación debería merecer un lugar más bajo en la tabla de temores para 2022. A no ser que se produzca una grave desaceleración mundial o que la inflación se dispare de forma persistente, la situación actual de nuestras previsiones debería ser favorable para los bonos corporativos de los mercados desarrollados y de carry trade, ya que es probable que la volatilidad de los diferenciales siga siendo moderada, sobre todo porque los inversores siguen lidiando con rendimientos reales negativos.

 

 

 

 

banner