Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Viernes, 29 de Mayo de 2020

banner
JPM

Exteriores asegura que España produce 245.000 test de coronavirus a la semana y en breve producirá mascarillas

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, asegura que España produce 245.000 test del coronavirus a la semana "desde hace semanas" y que, en breve, será productora de mascarillas para abastecer a los ciudadanos cuando se relaje el confinamiento, que "todos vamos a tener que utilizar".

Exteriores asegura que España produce 245.000 test de coronavirus a la semana y en breve producirá mascarillas

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, augura que la llamada "desescalada" del estado de alarma puede venir acompañada de "varios ingredientes", como el uso de mascarillas por parte de los ciudadanos, realización de test para detectar asintomáticos, distanciamiento social, mejoras de la capacidad sanitaria y recomendaciones en materia de salubridad para la sociedad.

La jefa de la diplomacia española, que ha concedido una entrevista a Antena 3, ha explicado que la "desescalada" puede contar con "varios ingredientes", entre ellos el uso de mascarillas por el conjunto de la población, la realización de test para detectar personas asintomáticas, medidas de distanciamiento social, mejoras en la capacidad sanitaria y recomendaciones en materia de salubridad para las personas.

"Los test no tienen que llegar, los test se producen en España, 245.000 test a la semana; hay cuatro empresas españolas que los están haciendo y lo hacen desde hace semanas", ha asegurado González Laya. Entre la producción actual española y la de las empresas que se están reconvirtiendo "nos va a colocar en situación de gran ventaja".

Respecto a los errores que haya podido cometer el Gobierno en estas primeras semanas, ha asegurado que "equivocarse es humano, sería imposible que los humanos no se equivocasen, más aún en una crisis sin precedentes como esta". "Sería casi milagroso que alguien no se equivocase en algo cuando tiene que gestionar una crisis como ningún gobierno en la historia reciente ha tenido que gestionar" ha recalcado, insistiendo en que "ha seguido en todo momento las recomendaciones de las autoridades sanitarias".

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud recomienda desde hace semanas hacer test masivos, que en España no se han hecho por falta de test y problemas con su importación. En este sentido, la ministra ha asegurado, además, que "en las próximas semanas" se va a "multiplicar por tres la capacidad de nuestras empresas de producir test de diagnóstico", los PCR y los test de diagnostico rápido que tienen un "nivel de fiabilidad inferior pero que son muy útiles cuando se tienen que hacer de manera muy rápida", un tipo de test que "también ha llegado ya a España y está distribuyéndose". "Tenemos la gran suerte en España de ser productores de PCR, lo cual nos coloca en una situación de ventaja y nos va a colocar en situación de gran ventaja", ha asegurado.

A ello se suma que, en breve, "la empresa que hasta ahora fabricaba una pequeña cantidad de respiradores lo podrá hacer a escala industrial" y que también va a entrar en el mercado la producción de empresas como SEAT, que "no era conocida por respiradores, pero que ahora los van a hacer".

También ha subrayado que "hay numerosas empresas que han reconvertido su producción textil para producir mascarillas", en especial "las más sencillas, las que todos probablemente vamos a tener que aprender a utilizar en el futuro, por lo menos hasta que tengamos una vacuna".

Por todo ello, González Laya ha concluido que en España "estamos preparados y preparándonos para esta próxima fase que va a ser la de desescalada" en la que "saber quién está infectado va a ser muy importante para poder ir abriendo gradualmente el confinamiento de los ciudadanos españoles".

Además, el aumento de la producción de materiales necesarios para combatir la pandemia "nos da fuerza para luchar contra el coronavirus en España y nos va a permitir, dentro de no mucho, ayudar a otros que están en esta batalla y tienen menos medios que nosotros".

Respecto a las mascarillas, apunta que otras sociedades, concretamente las de los países de Asia-Pacífico, están más acostumbradas a llevarlas, porque "entienden que ayudan a protegerse a uno mismo y a los demás". Ante la posible dificultad para proveerse de este material, reconoció que ahora su distribución se está privilegiando entre aquellos que "más las necesitan": el personal que se encuentra en primera línea en la lucha contra el Covid-19.

Ha dejado claro que cuando la ciudadanía comience, "poco a poco, de manera gradual", a recuperar su vida cotidiana, "estarán disponibles" para todo el mundo gracias al esfuerzo que se realizará desde el ámbito de lo público y de lo privado, como se evidencia en el hecho de que "muchas empresas han reconvertido su producción para fabricar mascarillas".

Respecto de los respiradores requisados en Turquía, la ministra confirmó que ayer las autoridades de este país expidieron las licencias de exportación pertinentes y, "si todo va bien, hoy estarán volando a España". Sobre este particular, llamó la atención de actualmente un total de 75 países tienen limitadas las exportaciones de material sanitario por el temor a un eventual desabastecimiento.

Por su parte, cifró en alrededor de 3.000 el número de españoles que se encuentran en el extranjero actualmente y quieren regresar a España, confirmó que desde la aplicación del estado de alarma han vuelto unos 21.000, los últimos este fin de semana desde Marruecos, Indonesia e India y adelantó que esta semana llegarán más desde Italia, Irlanda, Australia y Filipinas.

Por último, se pronunció sobre los posibles errores que el Gobierno ha podido cometer en la gestión del coronavirus Lo hizo dejando claro que "equivocarse es humano y sería imposible no equivocarse en una crisis sin precedentes, como ésta".

No obstante, defendió que la actuación del Ejecutivo ha estado guiada por las orientaciones de las autoridades sanitarias internacionales y nacionales, aunque arguyó que "sería casi milagroso no equivocarse" en la gestión de una crisis de esta envergadura.

banner