Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Martes, 22 de Octubre de 2019

banner
JPM

Los inversores huyen de la renta variable, ¿acierto o error?

A nivel global, 49.000 millones han salido de fondos de renta variable y a nivel nacional casi 900 millones.

Los inversores huyen de la renta variable, ¿acierto o error?

El miedo a la recesión está provocando que los fondos de renta variable estén sufriendo este año de forma considerable. A nivel global, 49.000 millones han salido de los fondos de renta variable y 162.000 han entrado en los de renta fija. En el caso de España, los datos no son tan bruscos, ya que lo que han perdido los fondos de renta variable nacional lo han absorbido los mixtos.

En lo que va de año, la categoría de renta variable nacional se deja un 17%, mientras que la renta variable mixta gana un 16,9% y la internacional suma un 15,1%. Sin embargo, si se miran las suscripciones netas, la categoría de renta variable mixta y la renta variable nacional se dejan más de 1.400 millones, mientras que la renta variable internacional gana 547 millones. Sumando los tres se encuentran unas salidas de casi 900 millones.

Los malos datos patrimoniales no tienen consonancia con la rentabilidad de los fondos. En lo que va de año, la renta variable internacional es la categoría más rentable acumulando un 13,2% - es la única que ha tenido suscripciones netas en el conjunto del año de las tres categorías -. La renta variable mixta es la segunda categoría más rentable con el 7,14%, sin embargo, ha sufrido salidas por 320 millones. Finalmente, la renta variable nacional también mantiene una rentabilidad positiva del 3,4% y eso que ha perdido casi 1.200 millones de euros en reembolsos en el conjunto de 2019.

¿Por qué se producen estas salidas?

La aversión al riesgo y el temor a una próxima recesión son las dos principales causas. Los inversores no creen suficiente las rebajas de tipos de los bancos centrales para apuntalar la economía y están huyendo hacia los activos refugio, o al menos más seguros. En España, los fondos de renta fija han experimentado suscripciones netas por 8.464 millones y a nivel mundial su patrimonio ha crecido en más de 162.000 millones. Esto quiere decir que los inversores optan por la renta fija que, aunque tiene una rentabilidad más baja, es vista como más segura.

¿Tiene sentido?

Con los datos en la mano, el inversor a largo plazo en renta variable no debería tener ningún tipo de miedo a la próxima recesión. En un periodo de 20 años, la rentabilidad media anual del índice S &P 500 es del 11,4% y en un periodo de 10 años del 10,8%. Esto quiere decir que, si el foco de nuestra inversión estuviera puesto en 2029, lo normal es que, pasados los diez años, la rentabilidad anualizada media sería del 10,8%, aunque hubiera una recesión.

“En un periodo de diez años, el S&P 500 ha subido casi siempre. En más de la mitad de todos los periodos de 10 años, el índice obtuvo incluso el doble. A alguien que tenía una inversión en bolsa durante el crac bursátil de 1987 debería darle igual si octubre cayó al principio, a mediados o a finales de su periodo de diez años: en los tres casos, la revalorización del S&P en una década fue superior al 10% anual”, explica Thomas Lehr, estratega de mercados de Flossbach von Storch.

El experto señala que “los desplomes en la bolsa son la excepción y no la regla”. Por eso, advierte, “debería de tenerse en cuenta el largo plazo. Invertir con vistas a un periodo de tiempo más prolongado”, explica Lehr.

banner