Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Domingo, 20 de Octubre de 2019

banner
JPM

El Parlamento británico volverá a votar en junio el acuerdo del Brexit

Theresa May intenta por cuarta vez la aprobación de su plan de salida de la UE.

El Parlamento británico volverá a votar en junio el acuerdo del Brexit

La primera ministra británica Theresa May se reunió este martes con el líder de la oposición laborista, Jeremy Corbyn, en un intento por pactar el proceso de salida de la Unión Europea (UE).

Tras el encuentro, pese a que no hubo consenso, May anunció que propondrá de nuevo al Parlamento británico la aprobación de su plan del Brexit en la semana del 3 de junio.

En las tres ocasiones anteriores, el acuerdo de May con la UE fue derrotado por una amplia mayoría de la Cámara de los Comunes, al ser rechazado tanto por laboristas como por una parte significativa de los conservadores.

May y Corbyn llevan varias semanas negociando fórmulas para sellar una senda de salida de la UE que pueda alcanzar una mayoría parlamentaria, hasta ahora sin resultado. "Las conversaciones de hoy entre la primera ministra y el líder de la oposición fueron útiles y constructivas", según un portavoz de Downing Street. "La primera ministra dejó clara su determinación de llevar las negociaciones a su conclusión y cumplir con el resultado del referéndum saliendo de la UE".

La UE ha dado de plazo a Reino Unido hasta el 31 de octubre para sellar el Brexit. Pero la presión sobre May para acelerar los trámites del divorcio puede dispararse por la celebración la próxima semana de las elecciones al Parlamento europeo. Se espera un fuerte castigo a los conservadores y la victoria del nuevo partido pro-Brexit, fundado por Nigel Farage, que reclama una salida inmediata y sin acuerdo de la UE.

El Gobierno británico cree que, si el Parlamento aprueba su plan del Brexit a comienzos de junio, dará tiempo a legislar la salida de la UE en las siguientes semanas, evitando así que los 73 euro parlamentarios británicos tomen posesión de sus escaños en Estrasburgo.

Sin embargo, todavía existen diferencias entre conservadores y laboristas. Estos piden que Reino Unido siga en la unión aduanera de forma permanente tras el Brexit, y no descartan la convocatoria de un referéndum posterior para ratificar el plan de salida u optar por una marca atrás. May ve con malos ojos ambas peticiones, especialmente la de un nuevo plebiscito.

A la vez, los euroescépticos conservadores siguen intrigando para deponer a May y nombrar un primer ministro más agresivo en las negociaciones con Bruselas. Cualquier cesión a los laboristas podría activar este motín.

banner