Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Domingo, 28 de Noviembre de 2021

banner

Cotizaciones

Toma y daca en los mercados financieros

El pasado mes de agosto, los mercados financieros han entrado en una fase de mayor volatilidad, que ha venido para quedarse, y a la que nos tendremos que ir acostumbrando.

Toma y daca en los mercados financieros

El mes de septiembre ha sido el primero en el que los mercados sufrieron una convulsión importante, al sentir el vértigo de la inflación subiendo de forma abrupta, empujadas por los cuellos de botella en las cadenas de suministros, la falta de mano de obra, los precios disparados de la energía, la escase de microchips etc.

La preocupación de que esa inflación sea permanente en el tiempo y que los bancos centrales pierdan la paciencia, llevando a cabo políticas monetarias más agresivas en el retiro de estímulos y subidas de tipos, es lo que ha devuelto a la realidad, a buena parte de inversores.

No obstante en octubre, tras la reiteración de la FED y el BCE, de que eso no va a suceder, los mercados se han ido calmando, como también ha sucedido en las primeras semanas de noviembre. Tras los máximos alcanzados, ahora es el aumento de contagios en algunos países de Europa, los que están castigando a los valores de la vieja economía.

Partiendo de que la inflación no será un problema en el año 2022, los mercados financieros con el aumento de la volatilidad, estarán en un constante “toma y daca”, es decir, con subidas y recortes, que serán oportunidades de compra para muchos gestores.

En la recta final del año, muchos de ellos ya están protegiendo las carteras, para consolidar los beneficios acumulados, porque no parece que las semanas que faltan para cerrar el año, veamos un rally alcista, dado los niveles que ya tienen los principales índices bursátiles del mundo.

Los gestores aprovecharán la liquidez que están acumulando, para ir tomando posiciones, cuando lo consideren estratégicamente correcto, pensando más en el año 2022, que en lo que resta del actual.

Para los inversores particulares, tal vez sea un gran momento, para aprovechar los movimientos de caídas, como hacen los gestores, para reducir la liquidez que tengan acumulada en su ahorro e ir preparando sus carteras de inversión para el año próximo.

Recordemos que eso es lo recomendable para la recta final del año, como lo es hacer una buena planificación fiscal y patrimonial, para reducir el pago de impuestos, dado que el ejercicio fiscal ya sabemos que terminar el 31 de diciembre.

María Jesús Soto
Directora El Inversor Inquieto

banner