Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 21 de Octubre de 2021

banner
JPM

Cotizaciones

El mercado está que arde

La complacencia se apodera de los mercados, también en verano

 El mercado está que arde

Cuando encaramos la segunda mitad de agosto, en plena ola de calor, no parece el mejor momento para que vengamos a hablar de economía, mercados financieros o las bolsas, máxime cuando es viernes y todos pensamos en descansar, ya sea el fin de semana, el “extra” del finde (algunos territorios tienen el lunes 16) o, simplemente, el inicio o continuación de las vacaciones.

Aunque el título pueda sugerir bullicio en las bolsas e inversores enfervorecidos comprando/vendiendo de forma alocada, no es eso a lo que me quiero referir. Y nada más lejos de la realidad. Más bien, es el comportamiento de los índices y su situación, desde el punto de vista de los niveles alcanzados, bastante altos en comparación con el verano pasado.

Y es que, seguimos viendo como Estados Unidos alcanza un máximo tras otro, y los índices europeos se comportan bien, y donde parece que todo lo malo ha quedado atrás. Cierto es que estamos en agosto y eso se refleja en la baja actividad (sobre todo en España-Europa) y en los pobres volúmenes de contratación: el Ibex ha tenido, esta semana, la mitad de negociación que la media de los primeros 12 días.

Esta semana ha destacado un dato: la inflación de EEUU. En julio sugiere una reducción, algo que aleja los temores inflacionistas. La lectura interanual puede equivocarnos al ser del 5,4%, pero hay que recordar el punto de partida (hace 12 meses). Esa cifra de subida de precios del mes es bastante razonable (+0.5% respecto a junio, mitad que anterior) y aleja los temores inflacionistas, así como una retirada de estímulos precipitada. Por tanto, podemos seguir viendo los mercados soportados por los bancos centrales. Apoyo para las bolsas.

Los niveles de complacencia son muy elevados, pero no debemos confiarnos. Las amenazas son varias y siguen ahí: las cadenas de suministro con problemas, la creciente regulación en China, la variante delta que da paso a una nueva, la valoración de algunos activos en que invertimos….

Son muchas las preguntas que nos debemos hacer a la hora de pensar si estamos invertidos “por encima de nuestras posibilidades”. Los crecimientos dejarán de ser tan elevados, aunque seguirán existiendo y los tipos tan bajos, las inversiones en infraestructuras y la renta variable como principal beneficiado (y casi único), permite pensar que el mercado alcista no ha acabado.

Expectativas positivas, aunque con la vista puesta en las amenazas existentes, que, si las carteras están bien construidas, nos permitirá tener unos puntitos más de tranquilidad. ¡Disfruten de las vacaciones!

 

banner