Version: v1.2

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 21 de Abril de 2021

banner

Cotizaciones

El optimismo parece que va aumentando

Llegamos a los días señalados de la Semana Santa, con un final de trimestre y con ánimos renovados, tanto en el plano sanitario, como económico a nivel mundial.

El optimismo parece que va aumentando

La mitad de esta semana, ha servido para que los inversores se estén recargando de renovados ánimos, para comenzar el segundo trimestre de este 2021. Los datos macroeconómicos que se van conociendo, apuntan a una mejora sustancial de la confianza en la Zona Euro, algo muy relevante, teniendo en cuenta que la tercera ola de la pandemia ha impactado con dureza y la cuarta, también lo están haciendo en algunos países.

Alemania se coloca en cabeza de la confianza empresarial, e incluso en la reducción del número de personas desempleadas. En el mes de marzo mantiene la tasa en el 6%, pero reduce el número en 8000 personas, lo que resulta muy meritorio, teniendo en cuenta las medidas restrictivas en las que está inmersa. El tejido industrial le está sirviendo de auténtico salvavidas, que se está beneficiando de la mejora económica en Asia y EEUU. El resto de países de la Unión Europea, que dependen más del turismo, el ocio y el sector servicios, entre los que se encuentra España, la situación es menos favorable.

Las previsiones de crecimiento para la economía americana se han elevado al 7% para este 2021, lo que supondría su mayor crecimiento anual desde 1984. Esta situación tan favorable, se debe a que se trata de una economía mucho más flexible que las europeas, lo que la hace más eficiente en todas las crisis. Sus paquetes de ayudas y estímulos directos a los ciudadanos, así como a las empresas con opciones de salir airosas de la crisis, han ayudado a mitigar el impacto en las familias y evitar empresas zombis, que detraen recursos y generan competencia desleal. Justo lo contrario de lo que se está haciendo en muchos países de Europa y en concreto en España. De hecho la gestión de la crisis tan diferente, es lo que provocará que se salga de ella con distintas velocidades y por tanto con más daños para los que más se retrasen. La salida en España será muy lenta y costosa, por la ingente carga de deuda que se ha generado, en muchos casos con gasto ineficiente, que supondrá detraer recursos al sector privado durante años, haciendo muy compleja y larga, la salida de la crisis.

En el plano de las vacunaciones, como estaba previsto, EEUU tendrá al 90% de la población adulta vacunada en el mes de abril, al tiempo que están preparando un paquete de inversiones en infraestructuras, que supondrá otro espaldarazo importante al crecimiento económico. De ahí que todo esto va sumando factores para la revisión al alza de su PIB para este 2021.

En Europa, aunque lejos de cumplir con el plan inicial de vacunaciones, parece que el avance es constante y esperanzador. De hecho la Unión Europea ha prohibido a Astra Zeneca exportar vacunas, hasta que no se cumplan los compromisos con Europa. El hecho de que se vayan aprobando otras vacunas también resulta esperanzador.

No debemos perder de vista en ningún momento, que la recuperación económica a nivel mundial y por supuesto a nivel nacional o territorial, depende directamente del proceso de vacunación. El objetivo inmediato es que la cuarta ola suponga un menor colapso en los hospitales, lo que reducirá las restricciones.

El Gobierno de España se ha liberado con la marcha del dirigente de UP, tal y como ponen de manifiesto las declaraciones de los miembros del Gobierno y los medios especializados en política nacional. Hasta EEUU ha dado su opinión respecto a los ataques que la prensa de nuestro país ha recibido, algo inaceptable en un país democrático.

El Gobierno sigue anunciando sus planes de seguir subiendo impuestos de forma indiscriminada, lo que suponen un auténtico revés para el crecimiento económico, que siempre ha necesitado de benevolencia en los impuestos y seguridad jurídica, en ese campo y en la defensa de la propiedad privada. Algo de lo que adolece la gestión económica de nuestro país, que va justo en la dirección opuesta.

No obstante, los vientos políticos  también parecen estar cambiando y resultan algo más esperanzadores de lo que lo eran hace unos meses.

A los españoles nos corresponde seguir remando, al tiempo que rezando, para que tengamos un futuro prometedor, con un giro e 180 grados en el timón económico, educativo y de imagen de nuestro país, como nos merecemos la gran mayoría de nosotros.

banner