Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Miércoles, 30 de Septiembre de 2020

banner
JPM

Mal de altura

Tras el terremoto vivido por el Covid, nos enfrentamos a una época compleja por todo lo que puede traer en lo económico.

Mal de altura

El terremoto al que nos hemos enfrentado desde la pandemia no tiene nada que ver con los temblores sufridos en los últimos años. Son muchos los sectores afectados, sin duda, como el turismo, el inmobiliario, la banca, entre otros.

Este último, el bancario, ha perdido un 39% en Europa este año, que no ha sido sino la puntilla para unas entidades ya deterioradas. La preocupación por los ingresos con los tipos tan bajos ya estaba instalada en la mente de todos, pero se añade la prohibición de repartir dividendos y recompras de acciones, además de la incertidumbre sobre las pérdidas crediticias. Eso ha generado desconfianza entre los inversores y las caídas bursátiles han sido consecuencia de todo ello.

En nuestro país, la rentabilidad de la banca se desploma y las fusiones cobran cada vez más fuerza. Los cotizados españoles pierden cuatro puntos de rentabilidad de media en un año. Algunos como Liberbank, Unicaja o Sabadell están en las quinielas y empiezan a vivir momentos de elevada volatilidad. Como ejemplo, en esta semana, Liberbank subió un 35% en dos jornadas, por el interés de los fondos ante la posibilidad de ser objeto de una fusión. El BCE ha rebajado los requisitos de capital para embarcarse en una integración, como forma de incentivarlas, y parece que será algo imparable.

Otro de los sectores afectados es el inmobiliario. Evidentemente, el Covid ha disparado intereses concretos por viviendas al aire libre y han surgido oportunidades por bajadas de precio, pero es especialmente destacable el movimiento hacia el alquiler frente a la compra. De hecho, varios fondos y aseguradoras están invirtiendo grandes cantidades de dinero en pisos con el objetivo de alquilarlos. España sigue estando por detrás de la media europea en cuanto alquiler sobre el total, pero parece posible que en los próximos años asistamos a un despegue en este mercado.

No sé si es mal de altura lo que se empieza a notar en los mercados, pero es cierto que los índices americanos han tocado máximos históricos de nuevo, aupados por los valores tecnológicos. A pesar de ellos, algunos analistas le dan casi otro 10% de potencial al índice de tecnología.

El colapso de las rentabilidades reales, es decir, cuando se descuenta la inflación, supone que bonos como el americano, hayan visto como su rentabilidad descendía por debajo del -1%. Eso afecta a los mercados globales y desvía el interés hacia otros, como los valores tecnológicos o el oro, uno de los activos que ha vivido un rally espectacular, a pesar del recorte de los últimos días.

Como ven, en apenas dos semanas de agosto, estamos teniendo movimiento, a pesar de ser pleno verano. Crudo en máximos desde marzo, oro cerca de los 2.000$ y una veintena de valores españoles disparados en pocos días, unido a los máximos en EEUU. ¿Hasta cuándo? Disfruten de las vacaciones.

banner