Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Jueves, 9 de Julio de 2020

banner
JPM

El Gobierno seguirá eliminando el peaje en las autopistas que acaban su concesión

El Gobierno mantiene su política de suprimir el peaje de las autopistas que concluyen su contrato de concesión con empresas privadas, que además vuelven al Estado.

El Gobierno seguirá eliminando el peaje en las autopistas que acaban su concesión

El Ministerio de Transportes ha formalizado un nuevo contrato dentro del proceso para abordar la reversión de las dos próximas vías de pago que afrontan esta situación, el tramo de la AP-7 entre Tarragona y La Jonquera, y la AP-2 entre Zaragoza y El Vendrell (Tarragona).

Estas dos vías, actualmente gestionadas por Abertis, suman unos 450 kilómetros y concluyen su contrato de concesión el 31 de agosto de 2021.

En concreto, el Departamento que dirige José Luis Ábalos ha formalizado el contrato para realizar un estudio sobre la previsible evolución del tráfico en estas vías una vez que se suprima el cobro de peaje.

El objetivo del estudio, que tendrá un coste de 538.466 euros, es determinar las "mejores soluciones" para las obras y actuaciones que sea preciso acometer en las autopistas para acomodar la demanda tras la prevista "redistribución" de los tráficos una vez se levanten los peajes, como pueden ser la remodelación de enlaces existentes o la implantación de otros nuevos.

El trazado de la AP-7 entre Tarragona y Barcelona y esta ciudad y el paso fronterizo de La Jonquera constituye uno de los de pago que más tráfico registran, con una media de 47.500 y 39.000 usuarios al día, respectivamente, en cada tramo. De su lado, la AP-2 contabiliza unos 9.670 coches diarios.

La supresión del peaje y la reversión al Estado de estas autopistas sucederá a la AP-1 Burgos-Armiñón (Álava), la primera que volvió al Estado en diciembre de 2018 tras cumplir su contrato con Itínere, y al trazado de la AP-7 entre Tarragona y Alicante y la AP-4 Sevilla-Cádiz, que lo hicieron a finales del pasado año una vez vencida la concesión que tenía Abertis.

En el caso de las dos vías que vencen el próximo año, con la contratación de este estudio de demanda el Departamento que dirige José Luis Ábalos confirma que sigue adelante con la reversión después de que tanto el Ministerio como la propia compañía de autopistas desmintieran informaciones que apuntaban a que el grupo había solicitado una extensión del plazo de concesión para compensar la caída de tráficos por la crisis.

El Ejecutivo mantiene asimismo su política respecto a las autopistas de peaje toda vez que la patronal de grandes constructoras y concesionarias Seopan insistiera recientemente en su demanda de articular un peaje por el uso de toda la red de autovías.

El sector considera que, en la actual coyuntura de crisis y aumento del gasto público, la medida permitiría recaudar fondos para costear el mantenimiento de las vías y liberar recursos del erario público para otros fines.

El Gobierno ya apuntó al término de la anterior Legislatura la necesidad de abrir un debate para consensuar un sistema de financiación de la red de carreteras que garantice su conservación y viabilidad futura.

banner