Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Viernes, 29 de Mayo de 2020

banner
JPM

Austria se prepara para ser el primer país europeo que alivie el confinamiento

El Gobierno austríaco ha presentado hoy una cautelosa hoja de ruta para reactivar de forma paulatina la actividad económica, con un primer paso la semana que viene con la reapertura de los pequeños comercios.

Austria se prepara para ser el primer país europeo que alivie el confinamiento

Los pequeños comercios de menos de 400 m2 serán los primeros en poder retomar su actividad a partir del 14 de abril, aunque con restricciones en el limite de clientes, medidas adicionales de desinfección y la obligatoriedad de llevar mascarillas en el interior.

A la entrada de los establecimientos se impondrá alguna medida de control para garantizar que solo haya un cliente por cada 20 m2 de espacio del local.

El resto de comercios, si todo va bien, se abrirán a partir del 1 de mayo, mientras que restaurantes, hoteles y otros servicios, como salones de belleza o tintorerías, podrán retomar la actividad como pronto a mediados de mayo aunque esa decisión se supeditará a cómo evolucione la situación.

"Los demás servicios, así como restaurantes y hoteles podrán abrir gradualmente, como pronto, a mediados de mayo con medidas especiales. La decisión sobre si esto será posible se tomará a finales de abril", explicó el canciller austríaco, Sebastian Kurz.

Kurz llegó a la rueda de prensa con una mascarilla que se quitó para hablar desde un atril que contaba con una pantalla transparente de seguridad.

Los exámenes de final de curso y las pruebas que acreditan la superación del bachillerato se realizarán, pero los centros permanecerán cerrados hasta mediados de mayo, según el político conservador.

El Gobierno, en función de la situación, ofrecerá más datos sobre posibles fechas para retomar las clases presenciales a finales de abril.

Este levantamiento de ciertas restricciones no supone una vuelta a la normalidad, advirtió Kurz, que subrayó que no se contempla permitir grandes eventos públicos al menos hasta finales de junio.

Tampoco hay una fecha prevista para la reapertura de cines y teatros, cuya situación se evaluará en las próximas semana.

Otras instalaciones públicas como piscinas, pistas deportivas y gimnasios permanecen cerrados y a finales de abril se ofrecerá más información sobre posibles fechas de reapertura.

Desde el confinamiento decretado el 16 de marzo solo establecimientos esenciales como supermercados, farmacias y estancos pueden abrir, aunque se permite con medidas extraordinarias de higiene los servicios de entrega de comida de algunos restaurantes.

Austria tiene unos 12.000 casos de coronavirus confirmados y 220 fallecidos, pero con una pronunciada tendencia a la baja en las nuevas infecciones.

Los últimos datos de nuevos contagios, de solo el 0,8 %, han impulsado al Gobierno a decidir volver a poner en marcha poco a poco la economía, aunque con medidas especiales de protección.

Las autoridades piden limitar el movimiento a lo estrictamente necesario, como comprar, ir al trabajo o ayudar a personas vulnerables, aunque permiten salir a pasear y hacer deporte, en solitario o con la personas con la que se convive, pero insisten en reducir al máximo el contacto social.

"Quiero pedir a las austríacas y austríacos que respeten de forma disciplinada estas medidas. Si no lo hacemos entonces será imposible poner en marcha este ambicioso plan para salir de la crisis", solicitó Kurz.

Las medidas que limitan los movimientos salvo para lo estrictamente necesario seguirán hasta finales de abril y a ello se sumará la obligación de llevar mascarillas a partir de la semana que viene en el transporte público y en el interior de los comercios.

El jefe de Gobierno ha llamado especialmente a evitar los contactos familiares en los días de Semana Santa, para no dilapidar la contención de la epidemia que se ha logrado en las últimas semanas.

"Hemos salvado vidas juntos, y hemos creado las condiciones para reactivar la economía de forma más rápida y mejor que otros países. Tenemos la oportunidad de seguir por este camino pero solo si seguimos actuando unidos", afirmó el jefe de Gobierno.

"Vamos a informar de nuevas medidas de acompañamiento para que, paso a paso, podamos volver a una nueva normalidad", afirmó Kurz.

Esa nueva normalidad no será como antes del coronavirus, sino que seguirá siendo necesario mantener la distancia social y extender el uso de mascarillas para boca y nariz con el fin de limitar contagios.

banner