Version: v1.1

Portal Independiente de Información Financiera

Lunes, 6 de Abril de 2020

banner
JPM

La recesión ha llegado. ¿Cómo será de grave?

Las economías están entrando en parálisis, por lo que la contracción del primer semestre de este año podría ser de una magnitud nunca vista hasta ahora. Esperamos más medidas por parte de los gobiernos y los bancos centrales (como la que ha tomado hoy Lunes la Fed) que, con suerte, deberían ser suficientes para reactivar el crecimiento en la segunda parte del año, aunque la recuperación probablemente sea lenta y larga.

La recesión ha llegado. ¿Cómo será de grave?

La economía mundial se encuentra en una situación precaria. No importa qué definición se utilice del término “recesión”: estamos sumidos en una. La pregunta no es si habrá una recesión mundial, sino lo profunda y larga que será. Para impedir que ésta derive en una depresión, los gobiernos deben ser audaces y creativos a la hora de lanzar instrumentos fiscales novedosos, amplios y a gran escala que aborden específicamente la crisis actual, en lugar de confiar únicamente en las herramientas existentes, que se diseñaron para anteriores crisis. La multiplicidad de medidas anunciadas en las grandes economías durante los últimos días son ciertamente alentadoras, pero habrá que hacer más para ayudar a los países, y a sus gentes, a sobrellevarlo.


Recesión en 2020, debilidad en 2021

En un momento en el que las medidas de contención diseñadas para frenar la propagación del Covid-19 también frenan la actividad económica, esperamos que el PIB se contraiga en la mayor parte de los países desarrollados en 2020, con dos o tres trimestres de crecimiento muy negativo. La contracción del segundo trimestre probablemente sea de una magnitud nunca vista hasta ahora. Las regiones empezarán a mostrar los primeros atisbos de crecimiento en la segunda mitad de 2020, pero la recuperación probablemente sea débil. No esperamos que sea en forma de V. 


De hecho, nuestra hipótesis de trabajo actual —un “rebote dilatado en el tiempo”— sugiere un ascenso muy laborioso lastrado por un bucle de retroalimentación negativo entre China y el resto del mundo. A pesar de que ha retomado la actividad prácticamente en su totalidad, China (una vez pasada la sacudida en la oferta) se enfrentará a una enorme caída de la demanda ante la contracción de la economía mundial. En un escenario catastrofista, la economía china también podría contraerse durante el año, pero resulta más probable que registre un crecimiento de un dígito bajo en 2020, similar a los niveles a los que estamos acostumbrados en los mercados desarrollados. 


El doble impacto del petróleo y el virus se extenderá por toda la economía 

Los efectos de segundo orden engendrados por la sacudida del Covid-19, como la purga de los excesos acumulados en el sistema económico durante el periodo posterior a la crisis financiera, también podrían hacer mella en el crecimiento. 


Los riesgos sistémicos derivados del endeudamiento de las empresas ya han vuelto al primer plano y, en este sentido, los focos se dirigen hacia el sector energético estadounidense. El doble golpe asestado por el virus y el reciente hundimiento del precio del petróleo va a provocar una oleada de impagos empresariales durante las próximas semanas. El efecto se extenderá a la economía real y los mercados financieros. 


El elevado endeudamiento de los hogares, los excesos en el mercado de la vivienda y la precaria posición en que se encuentran las cuentas públicas de muchos países desarrollados y emergentes son también áreas de vulnerabilidad que, de no corregirse, podrían provocar nuevas perturbaciones que amplificarán la sacudida. De acuerdo con nuestra hipótesis de trabajo actual, esperamos que se purguen parte de los excesos, pero, por ahora, no esperamos en cualquier caso que se desencadene una crisis financiera total. 


La zona euro se enfrenta a una situación peligrosa, pero el bazuca del BCE ayuda

Pensamos que la zona euro es la más expuesta de todas las regiones. Ya se enfrentaba a unas bajas perspectivas de crecimiento antes de la crisis, pero la conmoción provocada por el virus plantea uno de los mayores retos —si no el mayor— a los que se han enfrentado los estados miembros hasta ahora. 


Las fracturas estructurales existentes, la integración inacabada dentro de la unión, así como la falta de cohesión política, hacen a la zona euro especialmente vulnerable ante otra crisis. Sin embargo, es posible que esta haga más digeribles las opciones de la unión presupuestaria y la mutualización de la deuda, lo que podría desencadenar una mayor integración, que es la única forma para que el bloque se mantenga intacto a largo plazo.


Entretanto, el Banco Central Europeo ha entrado de nuevo en modo “lo que sea necesario”. Su programa de compras de emergencia a causa de la pandemia (PEPP, por sus iniciales en inglés), valorado en 750.000 millones de euros y anunciado el 18 de marzo, constituye una nueva y formidable arma. La suma de los 20.000 millones de euros de compras mensuales anunciadas en septiembre de 2019, el programa de 120.000 millones de euros anunciado el 13 de marzo y este PEPP, supone un volumen mensual de compras de más de 100.000 millones de euros (si se reparten por igual), lo que supera el volumen máximo de compras anterior: 85.000 millones de euros durante varios meses de 2016. El PEPP cuenta con menos restricciones que programas anteriores y debería calmar los diferenciales italianos, lo que dará a los gobiernos europeos un tiempo precioso para coordinar más medidas fiscales. Pero esa no es la última arma que el BCE tendrá que desplegar en esta crisis.


Muchas dinámicas en liza

Vaticinar la gravedad del impacto del virus en la economía y los mercados es tremendamente complejo. Nuestro análisis de escenarios sugiere una amplia gama de evoluciones, desde una recesión mundial moderada con contracción en los países desarrollados y algunos países emergentes hasta una profunda recesión en 2020 que afecte a todas las regiones. La dificultad para realizar previsiones económicas en este entorno es que la situación es altamente volátil y los acontecimientos de cada día convierten las hipótesis del día anterior en papel mojado. Dado que sabemos tan poco sobre el virus (difusión, tratamiento, duración y fiabilidad de las estadísticas de casos) y tan poco sobre la posible eficacia de las políticas y el comportamiento de los consumidores y empresas en una situación sin precedentes como esta, resulta extremadamente difícil modelar los efectos sobre la economía con un alto grado de convicción.


A medida que el virus avance, podremos entender mejor todas las dinámicas en liza y cómo interactúan. La economía mundial está entrando en una nueva fase a la que nos vamos a enfrentar con nuevas medidas monetarias y fiscales. Los inversores tendrán que adaptarse al nuevo paradigma.

banner